jen@hypethelook.com

Les comparto un secreto…

Les comparto un secreto…
15 agosto, 2016 Jennifer

HTLPICEste blog empezó por el simple gusto de compartir lo que desde mi punto de vista era una propuesta o algo innovador en cuanto a ropa, tendencias y hasta sobre las prendas más básicas. Después pasó el tiempo y cobró otro sentido. Uno muy simple, compartir todo lo bueno que pasara por mi vida. No por presumir, sino por hacerles saber que todo es posible, cómo se puede lograr, y cómo se debe agradecer al final. Me refiero a viajes, aventuras y aprendizajes.

Hoy les vengo a hablar sobre una rutina que vivo una vez al mes como todas ustedes. Es algo que no tiene que ver mucho con moda pero sí con comodidad ; que a su vez se conecta con el aspecto de la ropa y de algo que siempre me ha distinguido: la búsqueda de seguridad en mí misma al vestir, al hablar, al ser yo.

Puede sonar muy romántica mi introducción a un tema que de entrada, más allá de ser natural, en nuestra sociedad y más aún, en México, sigue siendo un tabú. Quizás por ello, y de manera un inconsciente mi introducción romántica… ¿Cómo les explico que uso tampones durante mi periodo?

Vayamos al grano. Hace aproximadamente cuatro años, una de mis mejores amigas se fue de intercambio a Holanda. Hizo muchas amigas, algunas más íntimas que otras porque era la primera vez que tenía roomies. En una visita al super, mi amiga fue a la zona de higiene y no sabía qué toallas íntimas elegir. Todo estaba en holandés y le parecía muy complicado. Le pidió ayuda a su amiguita y sorprendida le preguntó que por qué usaba toallas para todo su periodo, que por qué no usaba tampones. Mi amiga le comentó que en México eso era lo más normal, a lo que la chica respondió que en Europa, lo normal y lo que se enseña desde jóvenes es a usar lo más cómodo posible. Los tampones. Vaya, vaya, qué historia no? Jaja! Ya sé, lo más básica pero así como la oyen, llegó hasta mis oídos y hasta mi interior. Me hizo cuestionarme por qué no los usábamos. La primera y única vez que usé unos fue durante unas vacaciones a la playa donde justo me bajó cuando llegamos. ¿Qué iba a hacer? Lo más lógico, ¡ya valiste! No podrás nadar, me dijo mi mamá. Negada a aceptar ese destino, agregué al carrito del súper una caja de tampones. Mi mamá se espantó, me dijo cómo crees, son incómodos, duelen, bla bla. La realidad es que ni ella usaba, la vez que lo intentó se los puso mal y de ahí el miedo. El tabú de introducir algo ahí, eres virgen o no, etc etc. Estaba en su mente y le costaba pensar que su hija usaría unos. Afortunadamente, con buenos argumentos, en casa siempre han respetado mis decisiones.

HTLPIC

Con mi mamá

HTLPIC

Por si se preguntaban cómo era cuando joven…

No les mentiré, nadie me explicó, no tenía celular inteligente, no pude preguntar a Google desde la playa, y sí, me lo puse medio mal y pues renuncié a la idea durante varios años de cólicos. Hasta que, volviendo a la historia de mi amiga, y después de ver series como Girls, o películas en las que comprar tampones era lo más normal, tomé una fuerte decisión. Ese fin de semana, mientras iba con toda mi familia a hacer el super, compraría mis primeros tampones y los aventaría al carrito con todo lo demás. Me vieron raro. Me sentía una rebelde. Me sentía con poder.HTLPICEse fue el inicio de una vida como mujer (mujer en términos de ser vivo que tiene un útero, no en tono feminista) mucho más cómodo, feliz y sin tanto odio a “esos días”.

Los empecé a llevar en mi bolsa y recuerdo que mi novio se sacó de onda cuando lo vio. Me sorprendió que hasta para el era algo raro. Empecé a hablar del tema con mis amigas y algunas todavía siguen en negación porque les da miedo. Poco a poco mi campaña por hacer que más mujeres a las que aprecio se atrevieran a olvidarse de que están en sus días cuando están en sus días XD fue creciendo y hoy, junto con Saba, puedo compartirlo con ustedes.

Mi más grande razón para usarlos es que me siento más limpia, más segura, y sobretodo, me siento como si nada. Para mí, estar en mis días no es sinónimo de limitaciones o malos ratos. No es sinónimo de “no puedo usar jeans blancos, o no puedo ir a la playa y usar mi bikini favorito”. De corazón, me volví fan.

Estaré compartiendo con ustedes un poco más sobre este tema en otros posts, pero antes quería hablare les sobre la razón que los inspiró. Y aprovechando que estamos hablando de tabúes, de ideas erróneas y miedos sobre el tema, les dejo un par de mitos para que los empiecen a borrar de su lista.HTLPICHTLPICHTLPIC¿Se puede perder un tampón dentro del cuerpo?

Imposible. Es increíble que muchas de nosotras no tenemos idea de cómo funciona nuestro cuerpo. La vagina es un tubo muscular hueco que se extiende hasta el útero y mide aproximadamente 7 cm. Al final de este tuvo está el cuello del útero, o más bien, la entrada del mismo. Quizás nos confundimos porque le dicen cuello, pero es que es eso, un hoyito tan estrecho en el que es imposible que entre un tampón.

¿Se puede perder la virginidad con un tampón?

La virginidad solo se puede perder con tu primera relación sexual. El himen, es una membrana que tiene un orificio o más por el que de hecho sale la menstruación, es elástico y puede permitir la entrada de un tampón. Úsalo si te sientes cómoda y si no hay dificultades. Lo mejor en este caso es consultar a tu ginecólogo.

¿Se puede salir el tampón al hacer ejercicio?

Para nada, puedes hacer cualquier tipo de ejercicio, desde nadar, correr, y hasta pararte de manos sin problema. Recuerda que la vagina es un órgano genital muscular que no cuenta con la fuerza necesaria para expulsar un tampón, de hecho sus paredes ejercen una fuerza que lo mantienen dentro y seguro.
Recuerda que, así como hice yo, el usar un método u otro de higiene en tus días, y todas las decisiones de tu vida en general, deben ser en pro de tu bienestar, comodidad y seguridad contigo misma.

Cómo colocar un tampón

Comments

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.